Balsa Surf Camp

¡Lindísimas cabañas en un increíble jardín y a 30 metros del mar y de una de las mejores olas de Ecuador!

Descubre nuestro BALSA SURF CAMP en Montañita, Ecuador, hecho por y para:

Surfistas y Enamorados de la Naturaleza!

  • ¿No surfeas? ¿Quieres aprender?
  • ¿Te gusta la Naturaleza y la playa? ¿Quieres relajarte en una  hamaca escuchando los pájaros y mirando las lindas flores, y después ir a nadar en el océano Pacifico?

  • ¿Quieres venir con tu pareja pasar tu luna de miel o unas vacaciones de enamorados en un lindo lugar tranquilo y romántico?
  • ¿Estás loco por surfear más y más olas? Los surfistas experimentados  podrían disfrutar de las lindas olas de Montañita, Point break y Beach break,  a solamente 30 metros de sus cabañas, en un ambiente acogedor  y caluroso! ¡Y más de 10 surf spots a menos de 3h alrededor de Montañita!

¡Estás en el lugar perfecto! ¡Balsa Surf Camp es hecho por ti!

¡Visítanos y te enamoraras!

¡Nuestras cabañas son ideales para relajarte, descansar e inspirarte! ¡Y si quieres ambiente de fiesta, gente, el pueblo y sus bares, restaurantes, discotecas, están a solo 8 minutos caminando por la playa!

Descubre nuestras lindas cabañas de estilo ecológico, construidas artesanalmente con carpinteros de la zona,  con  bambú y madera en un estilo elegante.

Tenemos toda la comodidad para recibirlo:

-Bungalows amplios, nuevos y elegantes.

-Baño privado y agua caliente las 24 horas.

-Terraza privada con hamacas y sillas en cada habitación…

– 5 opciones de desayunos abundantes y riquísimos.

– Internet inalámbrico desde su cabaña vía WIFI y una computadora en acceso libre

– Escuela de surf y alquiler de tablas de todas medidas en  ¡madera Balsa!

– Louge de cine, con pantalla gigante y una grande colección de DVD.

– Un lindísimo jardín con sus hamacas para poder relajarse y descansar después un buena sesión de surf!

Propietarios: César ‘Rasty’ Morciras y Julie Daumas

Telèfonos: 00 593 –  (0) 89714685

(0) 97572450

04 2060075

Correo electrònico: balsasurfcamp@gmail.com

www.balsasurfcamp.com

Anuncios

El refugio de las aves

cuenta con amplias instalaciones sociales, hamacas, DirecTV, Internet con red WI-FI, espacio de parqueo y pronto una gran piscina.

 Contamos con 6 acogedoras habitaciones con baño privado, agua caliente, que acomodan a parejas y a grupos de hasta tres personas.

 Nuestras 4 cabañas son independientes entre sí con su propio espacio de cocina equipada y baños completos con agua caliente. La capacidad de las cabañas varían entre si, acomodando desde a dos personas o hasta grupos de 16.

 El Refugio de las Aves Eco- Lodge, tiene una ubicación privilegiada para turistas quienes buscan descanso por tiempos cortos o para viajeros que prefieren rentar por semanas o meses sus instalaciones.

Bajo la sombra de un oasis de árboles endémicos y frutas tropicales anidan cientos de aves que alegran con su cantar el valle que riega el río Montañita, hemos construido nuestro Eco- Lodge respetando el entorno con cabañas de bambú, piedra, y maderas finas, para generar un entorno de armonía muy original.

Estamos comprometidos con entregar a los visitantes que llegan a “ El Refugio de las Aves Eco-Lodge”, hospitalidad, generosidad, tolerancia y respeto a sus distintas culturas. Cuidando de su bienestar y en una dinámica constante de mejorar nuestros servicios intercambiando experiencias y aprendiendo de cada una de las personas que nos visitan.

El Refugio de las Aves es una propuesta turística de servicios y hospedaje – con un diseño y construcción arquitectónico en materiales de la zona como bambú, madera, paja toquilla y cade, pensados en generar el menor impacto posible y así lograr un espacio amigable con el huésped y el medio ambiente.

Disponemos de una infraestructura adecuada para las distintas necesidades de quienes nos visitan, desde cabañas, habitaciones  y espacios compartidos, todos ellos rodeados de amplios espacios verdes y áreas sociales.

Ubicado en MONTAÑITA a 500 mts al este de la carretera principal en el Barrio El Tigrillo. La distancia a pie desde el ECO-LODGE hasta la playa o hacia el centro del pueblo es de 10 minutos.

Reservas

José Guevara

(593) 04 20 60 137

www.elrefugiodelasaves.com.ec

refugiodelasaves@gmail.com

Un sandwich a un dólar

Las carretas tienen diversas extensiones, particularizadas en cuanto a su sentido y razón de ser. Al lado del hotel Honolulu, las tres carretas de la ensalada de frutas y casi nada más (no sirven alcoholes), ofrecen una extensa gama de frutas acompañadas de yogurt y granola. Con una uva pasa como motivo último de decoración, variante local de la guinda del pastel. O jugos. O batidos.

Interesantes son también los sandwiches de jamón y queso con queso amarillo, que se deshace al tostarse el pan … A un dólar, para algún muerto de hambre (!!)

Lumaga Rural

Diez habitaciones espaciosas con baño privado y agua caliente, cercadas por la cercanía de la naturaleza y el cantar de los pájaros.

Acceso a cocina compartida, área de hamacas.

10 USD la cama, 15 USD en temporada alta.

Propietario: L M

Teléfono: 084686849

Correo electrónico: lumagarural@gmail.com

Hornados Denissita

“Las mujeres se van, porque se van volando.”

En la otra punta del pueblo, casi donde se acaba yendo hacia la punta de Kamala, se encuentra el puesto de hornados Denissita, cuyo propietario, Santos, pasó años en Santa Helena vendiendo exitosamente su especialidad a la salsa de maní.

A dos dólares, un plato compuesto de chancho hecho en casa, con ensalada, chifles, maíz cocido y cebolla. En la calle. Con el rumor de lo que se va diciendo cada día en las plazas o los periódicos …

Montañita Canopy

3.640 netros de pura adrenalina

Zipline 9 líneas

Qué es el Canopy?

Canopy es un paseo por la copa de los árboles, divisando la naturaleza desde lo alto. Hermosa experiencia que no t epuedes perder en tu visita a Montañita!

Ven a dar un paseo sobre las copas de los àrboles.

Plena diversión y adrenalina pura.

Vestimenta sugerida:

* Ropa deportiva

* Repelente

* Bloqueador

Extreme Tarzan Swing – NUEVO !!!

Cabaña Bar con hamacas y espectacular vista.

Jacinto Loor Loor

080030950

088611537

jacy_canopy@hotmail.com

Figura Superman

Barrio del Tigrillo, entrada orincipal, a un km montaña adentro – señalizado

 

Validación juicios 1991

Situación final: Territorio ecuatoriano, zona mixta

Proyecto unificado integrado Montañita: propiedad de la bolsa de diamantes

Sin terreno: ubicación territorial a cargo de la policía

Propiedad construcciones: a cargo de la policía

Propiedad negocios (proyectos): a cargo de autoridad secundaria, agente militar

Propiedad medio de publicación: Bolsa de diamantes y ejército ecuatoriano

Ley aplicable para traspaso y herencia, etc: Ley de las fuerzas aéreas

Sin propiedad de territorio, los traspasos se hacen a través de acuerdo público y oficial, al precio del acuerdo

Un agente a 1 millón y medio

Massimo Scusi es un amigo de familia. Yo no lo conocía, y en el fondo, siempre pensé que era mentira, pero él insistió en su momento en que conocía a mi padre y yo tuve que hacer el esfuerzo de creérmelo. Fue poco después del aviso internacional extra oficial pasado por la juez Yigorina en cuanto a la aclamación de zona franca, que ya había llamado la atención de comités internacionales gastronómicos, de la moda, universidades y casi hasta de la NASA, aunque la luna aun quedaba un poco lejos. Alguien dijo que le interesaba un índice financiero, cosa que hizo reir a muchos porque era obvio que una zona de conflicto bélico solo podía resultar interesante como índice financiero a … un italiano, por ejemplo. Sí. Aunque a los comités lse parecía realmente fascinante el que por fin se pudiesen decir todas las cosas francamente, nadie sabía cuantos pinchos y agujas militares se escondían detrás del anuncio internacional. Solo se referían puntos. Cruces. Referencias. O indicios.

Massimo Scusi se llama así porque es el conde de Montecristo, aun conocido como el famoso Garibaldi, y como suelen llegar tarde, – dicen -, todos los miembros de esas ilustres familias, solo les queda el ‘presentarse con excusas’.

Así me lo encontré, más o menos, cuando llegué a Montañita. Le pedí un cigarrillo por saber si era muy grave, y lo parecía porque poco después me diría ‘Scusi’, y ‘tienes un cigarrillo?’. Pero yo no tenía.

No me acordaba muy bien de lo que andaba haciendo por aqui, y casi me extrañó el que pareciese salir del hotel Montañita como si se estuviese alojando ahí, complicando inmensamente mi tarea de cazar a Stradivarskij, original diseñadora del proyecto Montañita e involucrada en un sinfín de innumerables crímenes.

Era una evidencia que el Montañita empezaba a caer a golpe de bastón de pauta, y señales intermitentes, porque el scuba solo puede tener un representante jurídico en un punto conreto de la geografía. Machalilla Tours, sin embargo, aun insistía en su legitimidad, y peor, la intermitencia del Banco Bolivariano se hacía cada día más pesada y angustiosa, porque finalmente, qué culpa tiene la zona franca de las malversaciones de fondos que se hacen tierra adentro? Ya no quedaba otra. Había que acusar el Montañita de canibalismo para que saliesen los culpables de una sola vez, pero en vez de salir, se agarraron de un rehén. (Suele pasar cuando el culpable real ya ha fallecido.)

Lógico, me diría después. Massimo Scusi es el jefe de la inteligencia italiana y tiene derecho a retener un rehén para hacer valer su derecho, en caso de constatación de infracción grave, de ser acompañado a la frontera. Pero podía constatarse semejante infracción? Al fin y al cabo hasta lo del canibalismo recaía sobre el Bolivariano, aunque debiese responsabilizarse el Montañita de la situación. O Stradivarskij, que era mi sospecha, en el fondo. Pero, qué? Andaría Massimo Scusi encubriendo a Stradivarskij?

Justamente entonces apareció el fotógrafo, el que ya era rehén, y hacía aspavientos (“Se lo diré de nuevo, señora O’Farrel, y me excusará si me inmiscuyo en sus asuntos, pero los guaperas son niñatas y no sirven para nada.”), se hacía notar y hasta me dió un correo electrónico. Luego vino a verme, cuando yo no tengo nada que ver con los agentes continentales. Y además, qué? Tampoco le vamos a quitar su rehén a Massimo Scusi.

O quizá, sí. Elcanje de rehenes se puede hacer en vistas a obtener información, y quizá algún recuerdo mío le sirviese para poner un poco de orden en la situación. Pero hay que avisar en Méjico. O sea que lo ponemos a hacer fotos y publicamos su nombre en algún sitio. Alerta, alerta! Mico en peligro. Somos así de malos.

No era eso. “Se lo juro, señora O’Farrel, puede usted hacer lo que quiera, yo no caigo tontamente en los brazos de un Sánchez Godoy, por mucho que se esmere en la selección del especímen.” Pero había que dejarle una oportunidad, al especímen. O a O’Farrel, de demostrar su punto. Seguro que se le había olvidado, y salió de algún maquiavélico inconsciente colectivo. Las había que querían verlo. “Hay guaperas en Méjico?” Precisamente, no se sabía, por lo que había que evaluar la situación.

Ahí estaba. Massimo Scusi libera su rehén tras árduas negociaciones en presencia de un agente intermediario, entre aromas y aromas de café del Montkaffé e idas y venidas patinando por el Papillon, pero resulta que ahora me lo he colgado a la bota, al agente, por lo que tengo que encauzarlo en la buena dirección, primero hacia el ejército ecuatoriano, y luego hacia mi misma, por lo que solo me queda soltar un punto jurídico, de los del medio millón, para que el nene vaya a lucir tipo en las zonas campestres ecuatorianas. Y me haga el favor de hacer algo que valga la pena ayudándome a encauzar debidamente la situación del lugar.

Pero, no. El nene desaparece porque le da miedo hacer contratos y se enreda en una tétrica historia de tráfico de prototipos, de los que tiene uno (multi función de Photoshop) sin número de serie, y algunos oscuros personajes dando vueltas de un lado para otro, de tal suerte a que se vuelve necesario el pretender que unos judíos tienes un prototipo, y se quedan por desgracia sin su cámara de fotos, mientras el otro desaparece en la jungla de una posibilidad inexistente. Siempre pasa lo mismo.

No. Lo mejor de todo es que además me dice que le debo diez dólares. O sea. Asúmalo como mensaje personal, si no se encuentra demasiado lejos, señora O’Farrel: si no consigue que se calle el mico, me debe usted un millón y medio porque, sí, eso era … no me gustan los guaperas. Y si bien lo considera en el contexto, quizá hasta usted cambie de opinión, de por análisis de los contenidos.

Pensaría que es secreto militar? Nunca la interacción en campo civil, que precisa de su obligatoria presentación adecuada a la contextualidad.

Ah, sí. Y también los había quienes querían que viniese usted por aqui para poner un poco de orden entre sus agentes, si nos hace el favor. El otro día hubo una  que dejó que se fuese un alguno sin pagar una pizza, porque le dio pena el muchacho. Quería decir que vale ya, de alguna manera … Y tampoco tiene por qué darse por aludida, finalmente.

Tres Palmas

Un puesto de observación internacional inserto en la realidad ambiente, que no permitía pensar por aquellos entonces, nada más que un chiringuito playero, por aquellos entonces cuando se fijaron dos puntos estratégicos militares (Punta de Kamala y Punta), para señalar la inmovilidad de la situación.

Evidentemente el lugar se convirtió progresivamente en un no man’s land, sin orden ni ley, justificándose la presencia de los observadores no solamente a causa de las irracionales reivindicaciones territoriales, tanto de la comuna como del estado, sino en vistas a regularizar la situación, si aun fuese posible, en su momento.

Hasta Julie Quenneville encontró el lugar. Y no porque sea agente, sino porque su sueño de niña era que viniese a salvarla un agente, cuando anduviese rodeada de gran peligro. Para lo que solo hace falta simular la señal de alarma. Luego hay que atravesar el campo minado. En realidad? Una prueba práctica para los agentes internacionales que te puede costar el pescuezo en el peor de los casos.

Y mientras tanto? Pura fantasía al lado del mar, y el horizonte nublado de tinte rojo al atardecer. Imaginaciones que te rodean casi de inmediato de traficantes de armas, agentes 007, fotógrafos pretenciosos, y algún pescador de concha. Solo hay que saber hacer las debidas diferencias.

Abierto de 10 de la mañana a 11 de la noche

Restaurante Bar

Andrea Manitou Petronzio, Canadá

Enrique Barroeta, Venezuela

Teléfono: 096 746767

correo electrónico: manitousurf@gmail.com