Clase A de pollos

Es preciso dar alguna explicación suplementaria cuando concurre un excesivo número de realidades agudas dentro de la misma ubicación geográfica y, sobre todo, si es nimia, en un plazo temporal muy corto.

Es cierto que en el ejército se cambian las situaciones a través de proyectos. Es cierto también, que cuando el ejército y, sobre todo, la Autoridad Militar Internacional, se decide a supervisar proyectos, se abalanzan sobre la ocasión una multiplicidad de gentes de muy diverso origen profesional o nacional, porque solamente en ese momento se pueden esclarecer asuntos habiendo surgido en el transcurso o introducir innovaciones para dominios no explorados con anterioridad.

La necesidad de proceder a una eventual masificación de proyectos en Montañita, debido a la muy complicada situación legal, permite consiguientemente tratar una serie de cuestiones pendientes relacionadas mayormente con el área de las llamadas profesiones libres, o autónomos.

Aunque prácticamente nadie lo sepa, no existen profesiones libres sin previa autorización del ejército que usa de un criterio simple para delimitar el dominio de la profesión en cuestión, pretendiendo, cuando es libre, a una regulación interna autónoma con dispositivos de control propios, por lo que no depende en cuanto al ejercicio de la misma profesión de regulaciones de estado u otro ente global. Se encuentran entre las profesiones libres: los médicos, arquitectos, artistas, traductores, intérpretes, diseñadores, y algún etc que puede derivarse con facilidad de lo anterior.

Varias profesiones están, a su vez, sujetas a disposiciones particulares: la moda, el baile, la música, la restauración, la profesión hotelera y la joyería, y quizá alguna más. El hotel en tanto que lugar para pernoctar tiene pretensiones territoriales, por lo que se regula principalmente por la bolsa de diamantes para la dimensión internacional, y por los ejércitos en cuanto a ubicaciones y atribuciones, para las naciones, mientras que el estado puede eventualmente tener criterio sobre los aspectos de comodidad derivando de su atribuciones propias. Siendo el abasto y consiguientemente todo lo que se relaciona con el alimento, razón militar – el corte de suministros acordados es causa de guerra -, tiene el ejército cierta voz hasta en asuntos de restauración. La moda, que es vestimenta, el baile, que expresa al pueblo, la música, que lo enriquece, son ‘médulas’ afectando la esencia de la nación, que es lo que protege el ejército, por lo que es parte primaria en cuanto a su orden.

Consiguientemente, se categoriza para esas actividades a través de criterios militares en su evaluación preliminar, pasando después a razón propia en cuanto a aquello que le incumbe, como la comercialización, la publicidad, el desarrollo de eventos, y algún etc más. y a razón de estado en cuanto a las leyes generales.

El ejército dispone de tres categorías propias que han sido reconocidas internacionalmente: la C, que se somete a orden, la B, que sigue instrucción, y la A, que se ordena de por si, dentro de una referencia global a las tres categorías que derivan de dos: altos mandos y mandos menores, (A y B – C) que diferencia al coronel, que imparte instrucción (B) del general, que guarda la cohesión general (A). Aunque es cierto que a veces se produce alguna confusión, no debe olvidarse jamás que el agente militar, al ocupar dos dominios por lo menos para poder realizar su actividad, se encuentra por encima de los mandos militares, aunque precise de su reconocimiento para poder actuar, debiendo limitar su evaluación del agente al aspecto que le concierne y debiendo garantizar que los demás dominios concernidos dispongan de supervisiones específicas no concerniendo al ejército de modo inmediato.

Toda categorización afectando las actividades mencionadas debe ajustarse a la evaluación preliminar, que depende del ejército dentro de su modo. El ejército procede para establecer criterio por intuición en equiparación de parámetros y simplicidad. Lo que se concretiza en lo que se llama ‘realización de puntos’, de tal suerte a que se eligen unos cuantos puntos surgiendo de un contexto que deben estar presentes en el momento de la supervisión, para que se apruebe la categoría. El juicio marcial dispone además de medios sofisticados, como la división o partición que se utiliza con frecuencia en casos de superposición de dominios, fusión o bivalencia. En ese caso se hacen dos supervisiones, una seguida de la otra, la una afectando normalmente un área objetiva y la otra, un área subjetiva, o vice versa, o en relación.

El medio sofisticado fue considerado el único adecuado para poder proceder a poner un poco de orden después de haberse resuelto el asunto territorial, por lo que se dispuso de criterio doble, reflejándose los resultados de la primera supervisión en algún aviso anterior.

Principio de criterio primario: es referencia

Principio de criterio secundario: es propia su presencia

Selección para adecuarse a criterio primario: doble

Selección para adecuarse a criterio secundario: aprobación de la primera supervisión

Quedan para categorización interna posterior en A:

La cafetería Montkaffé, el Delicatessen Alma Zen, la tienda El Atelier y el taller de diseño La gitana.

Se subrayará el hecho de que cada uno de ellos ha sido el objeto de un litigio internacional de orden mayor, en relación de fractura e irregularidad formal grave.

No es necesario el mencionar las razones de reubicación de categoría para los demás, pero se solicitó referencia para hacer distinción de criterios.

Y consiguientemente:

Tierra Verde por no saludar al juez dos veces; Carpe Diem por incumplimiento en la promesa y tergiversación de la situación con malignidad y Karokera por aumentar los precios de modo visible sin autorización ninguna.

Se confirma pues que el ‘anhelo’ hacia A es resultado de una adecuación de una cuestión jurídica o judicial de envergadura a una presencia social permitiendo transmitir la solución sin tener que recurrir a conceptualizaciones mayores o explicaciones tediosas.

Las exigencias primarias de la situación obligan consiguientemente a echar un poco de luz sobre los litigios en cuestión, lo que ya hemos hecho para la cafetería Montkaffé.

Debido al cambio de situación obligada (la ubicación es primaria en procesos civilizatorios, donde prima el asunto territorial, seguido de la situación de orden político, aunque este sea primario desde el punto de vista de los procesos; obliga a cambio para ajustar parámetros) se permite la integración de los elementos habiendo terminado por reflejar la aspiración a A de los proyectos finalmente deshechados para categorización interna derivada, para la realización del proyecto propio ‘clase A de pollos’ en un subdominio teniendo por referencia nacional y puente de integración internacional, la feria, en cuanto a aspectos de presentación, estéticos u otros, de servicio,  etc.

El proyecto ‘pollos clase A’, empieza consiguientemente su periplo objetivo ahora, encontrándose en los lugares dos aspirantes a formalización, dentro de la categoría general ‘rencilla de guitarras resuelta en fase temporal’, a lo que hay que agregar una ‘historia’ como preliminar, intentando subrayar la mayor cantidad de puntos negativos posibles desde la perspectiva de la supervisión, que sirve de orientación en neg para el establecimiento de la categoría.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s